MEMORIA DE LO INERTE

He matado a la memoria. Quizás sea la única manera de poder sobrevivir.
Si la matas no escupe.
Debo aprender a hacer eso. Matar de un disgusto a las palabras carcomidas por la fibrosis de una estupidez.
No se vivir con memoria. Es como si me atara las manos de un soplido. De una bofetada en la cara del miedo. Del dolor. De la impotencia.

Al fin al cabo, todos vivimos sin apenas mirar atrás. Si lo haces te quedas petrificado en la nube de los recuerdos olvidados.

El frío no es muerte, ni siquiere languidece señora, ni si quiera es un estímulo para acallar la memoria…¿La memoria? ¿quién tiene memoria? cuando los pedazos caen como hojas mustias de una flor que ya no es tuya o mía….ni siquiera existió.

Si te apegas a la oscuridad me encontrarás y ¿qué quedará?  la tibieza de un amparo frío como la muerte, porque el que navega conmigo navega por los costados de una voz que ensordece al trueno, ensordece los claros-oscuros de un corazón que solo esta implorando una clemencia que le ha sido arrebatada por el licor de la desesperanza.

Mataré. La memoria de lo inerte, un eco vacío de cuentas sin rosarios, sin aturdimientos monótonos que no den lugar a la duda razonable de una sentencia mal vivida, mal  impuesta, mal aconsejada. El albornoz de la propia quimera que no existe, nunca existió, nunca comió del fruto del bien ni del mal,
simplemente la exprimió como un vulgar ladrón de ocasos y fuegos en la memoria. Esa que quiero matar con bordados calenturientos de mi propia fiebre.
La que mata y no engorda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s