OTITIS

 A veces he sido alguien que se ha amoldado tanto al tumulto, que ha perdido la noción del momento.
Momentos que traspasan la frontera de nosotros mismos. Se adaptan a tu cuerpo como las cuerdas de un laud que está sin tensar.
Vivo tratando de comprender. De entender todo lo que a mi alrededor se deslumbra.
Siento que es  dificil. Sobre todo en la noche. Es el peor cigarro del momento. El silencio es como un tumulto de ráfagas, palabrería del inconsiente. Me rebelo de ellas. Intento darme a mi misma el parabién que preciso.
Pero solo es una excusa.
Cuando acabo mi copa sigo adelante. Esto es como la meta. Correr contra los minutos hasta que un día cualquera llegas a la finalización.
La meta es el sueño eterno en el que no sabrás nunca que demonios dejaste a los demás de ti mismo. 
Salvo una cosa.
El recuerdo.¿amor?¿odio? nada.
Las mañanas son una condena. La oscuridad es un amasijo de hierros que golpean la sien.
Y una se queda en el medio;nada más que contestar con una mueca  a las sombras. Son las que te acompañan inequívocamente las 24 h del dia.
Hasta que un dia. No sé…mueren. O mueres tú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s