LENGUAS

Esta noche huele a humo de la inconsciencia.
Sábanas lúgubres.
Hacía tiempo que no sentía el litio tan líquido quemando como una escafandra en el fondo del deseo, porque esta noche deseo.

Será la tarea que no me gusta realizar.

Me encuentro tan soporífera como un bostezo en el desierto. Aire corrompido por mi estupidez.
Por mi salvedad.
A veces es preciso contar las salvedades que no duren más de un minuto en la agonía de un suspiro.
La escena es vil.
No hay donde atajar la soledad fría de la noche cuando dama se precipita con mi espada.
La que no tengo.
Pero ella es la dueña.
Como la costumbre.
Insipída y aguardiente de tanto desmerecimiento.

Al caer la noche pienso en graduarme.
Porque en la mañana volveré a ser una inagotable fila de arrojos, que luego acallarán las pistolas.
Las que todos los dias y cada 5 seg humean en mis sienes.
En fin,escurridizo como la mentira. 
LENGUAS…MUERTAS….saben a centeno, algo inconfundible como la sed.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s