CARNAZA

Debería conducirme por renglones torcidos, de esos que pueblan los sentidos, la carne amontonada en el arcén..mi propia carne, humana, trasgresora, sermoneando la conciencia.
Disparaba un fusil en la artillería de la propia desvergüenza, y solo encontraba una espada sútil como la tinta de este mar.

Son mis  venas que se rebelan como carnaza. 
La carnaza es digerible por la mediocridad, afán de existir en cualquier lugar y en cualquier estado, ese… el de la aspereza, dejó de importarme,……Llegará el líquido a corroerme, a bajar la guardia y entonces…..cualquier sombra, cualquier espasmo, cualquier nombre; uno cualquiera, la carnaza es inverosimil, pero desdibuja como el crisol, como el ácido…..



Llegué  a una habitación enmarañada en mi memoria, como el juez en una sentencia de garganta profunda. No me dejaba respirar como el aire. Callaba. Como la carnaza. Abría sus brazos y  la basura me ahogaba como los naúfragos en el espacio de mi mente y de mi desidia.

Moría en el intento de descubrir y dejar caer las losas de este mundo, caen una y otra vez, a la vez que respiro, a la vez que muero. Pero abro los ojos. La carnaza está  frente a mi.
Pero no me salpica, resbala, como la muerte, como la sangre hervida perpetrada en mis manos.
Mi sangre es tu sangre, la que brotó del dolor. Se hace coágulo, se hace líquido.
Como el lithium.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s