CORROSIVO

¡¡Qué me queda!!ni siquiera la punta a un lápiz, me la comí como la termita, esa arrasó mi vertedero, solo solanas, ruínas y una goma sin despuntar la vid..
De secano, como la tierra. Sin raíz, se esfumó y con el viento, diseccioné tu memoria y la hice arena, como si no hubieras existido.

Voy a convertir el amor en un desierto, en una zona arrasada por el temblor de una odisea. Una nota discordante en el vértice de una soberbia. Solo marco el teclear de un rumor que ensordece las caracolas de un vacío, esa nada sin cafeína que se llama al despeinar la mañana y se enrosca como la serpiente y pronuncia tu nombre.
Me matan los instantes, esos, corrosivos. No tienes que limar ninguna complacencia.
 El instante es como el minuto que no se saborea y en cambio se disipa como el vacío de una garganta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s