VOZ

Cuántas inclinaciones ante mi eco. El racimo uniforme, cellos en tiralíneas, sonatas en do menor y acústica biennacida. El paladar. Una fuente, una sopa de letras. Un carmín en las manos de unos labios. Mis pómulos, tus pómulos, tus ojeras en mis silbidos. Ay,…esa voz que inclinó su frente a la media mía, el volumen que despierta el aire. Al alba, corre…corre, que se me escapa el epílogo en esa cartera del viento. No lo ves, atesora letras como la vid. Un simple comienzo en el final de una maqueta.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s