QUEMA

Ya hace tiempo que el litio no me amarraba. Casi había perdido el sabor, el hormigueo de esa ansiedad en mis manos, sudando con el arrecife de las playas dormidas, las que en invierno teclean al subir la nota de la discordia. Me tomaría ahora mismo ese mal sabor hambriento de la desidia.
No. Bajar la guardia contra el muro de los propios latidos es  sobornar a los pleitos que rebozan en la yugular. Esta tarde es como ese mar..lánguido….Me emborracharía de absurdas lenguas para matar las hormigas. Destrozar los pasos en las piernas abiertas esperando espolvorear  el sexo converso de las premisas.
Te esperaba. Como siempre. Aunque tardes en aparecer. Séntemonos como la tregua en la paz de la ladera de las batallas. Esas. Son las que me pueden. La maldita prueba, la proeza, la desfachatez de los ombligos.
Maldita sea la vez que nací con este run run atemorizando el paisaje de mis días, noches, amuletos……Quiero, quiero y no puedo  deshacerme del nudo de las corbatas.  Es…una soga, como la comida que escupo, cuando inevitablemente  no quiero comer.
Agotada, de los canelos, esa es mi rareza, mi copa, mi champán. Debería prender las flores y arrancarles el ojal como si usurpara el imperio de mis sentidos y obligarle a no disfrutar de las bellezas externas.
Obligar, casi me río de la evidencia, quema la sangre, y la garganta y como el final quedará menos, mucho menos, para vomitar el principio, ningun principio existe si antes no existe el final.

Anuncios

Un comentario en “QUEMA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s