VERSEANDO

Los versos son proclamas de voz,
 laceando bocanadas
de simiente.
A veces los miro y les hablo como a mis hijas,
a veces los castigo al olvido,
de cara a la pared al fondo del armario,
en las cunetas.
Sin salir hasta que marquen las doce.
A veces, usurpan mi voz.
Okupas, misántropos, mendigan el derecho
a ser libres
si la tinta,
corre entre mis labios.
Curioso el lápiz del poeta,
que en cada renglón es una quimera,
cada estrofa un superlativo moribundo,
entre dimes y diretes, verseando
cual llevará la batuta.
Incrédulos.
La batuta, dirección al viento
donde jalea mi lengua 



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s