ORQUIDEAS SALVAJES

He caminado por los senderos y las orquideas salvajes de la vida, haciéndome crucigramas, velos, esencias entre las madrugadas. He despojado el aire escondiéndome entre sus latidos como el niño que ruega caballitos de mar en los sumideros de los sueños.
Y las manos vacías o no, de tanto inmolar los sacrificios, despuntaban el orbe, dirigiendo mansamente, pleno de albaricoques en los moteles, un ligero matiz, un contingente de torbellinos que presagiaban el arranque de miles de cajas de pandora, de miles de algoritmos, de pruebas, y ensordecían un volumen de proverbios, en el rictus, en la coma, en un largo deseo de juntar las bocas y saludar como el reverendo juez, las descaradas sílfides y continentes, dirigiéndolas en un solo arcón al desagüe de los tropiezos.
Soy yo, ¿me entiendes? soy yo, sí, como el descaro, la impaciencia, la virtud, lo imposible.
¡Soy, escuchame! tras un largo etcétera,la perfecta armonía de las callejuelas, y el minúsculo grano del páramo en las eras.
Adónde, dónde, ¿a qué sitio quieres llevarme?
Nunca es bastante, ni es, ni será, ni puede, ni sé..ni sabes….ni seré…más que veinte naves atadas a la tormenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s