OMBLIGO

No podia creer que tuviera tanto desdén, hacia esa sensación inerte de supervivencia estática como la muerte, el invierno.

El tintineo de cada gota como las acuarelas sin filtro, sin sueño, nube o rostro….Quema el flotante músculo de una bayeta sobre el suelo mojado de una esfinge sin surtidor de adolescentes.
 

Esas manos… oigo como si retorcieran mi cuerpo sin cuello, como minúsculo marmol o tabla roída.

Se va… quiero pensar notando el grifo bajo mi cerebro decorativo.

Descanso por fin en cualquier bañera inservible, esperando las 8 de la mañana o los pies descalzos del arpón de cualquier suela ahogando el fondo de mi piel blanquecina.

Pura rutina, miedo, contraste, cinturas, pómulos, labios, muslos u ombligos mientras yo…soy inmune al paso del tiempo.

Ombligo que masturbo con la incesante fe de un pétalo en la salvedad de los besos y de los hechos, es imposible retratarlo, quedó en esferas fuera de una dama que juega con blancas y se diluyen en tizas que saben a hiel.

Se acuerda de voces remotas, de pieles oscuras o blancas, libres, taciturnas, oblicuas; la envidia de no tener vida propia encerrada en solanas.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s