ARGOS

La aldaba es profunda como el eco. Basta  responder a las bajezas solitarias  para responder  a las lenguas y los mártires que afloran sin estupor en el sumidero.
Si miro la pantalla me asoma la madrugada.   Esos momentos de suministrar anfetaminas a la razón para despotricar en los sentimientos. El vacío puede ser taciturno como los entremeses.
Mientras me pides un licor que no sea muy rancio. Qu e no sea  secuestrador  de relojes, del tiempo que se encarga de disparar el instante.
A medida que los bostezos asoman, el delirio es tan grande como la pobreza de servirte  de espuma en los moteles.

Y me quedo secuestrada entre miles de versos, entre miles de argumentos que conciertan  los adoquines. Y lapidarse se convierte en una autoflagelación de la cornisa, de la propia mampara que relata escuetamente los episodios de una crisis en las macetas, en los puertos, en todos los momentos que bailamos con las sombras, y emborrachamos la sobriedad.
En este momento escribir no tiene sentido, es automático, como la cerveza que se encripta en las gargantas, en la traquea salvaje que contagia a la suerte y la aterroriza de certezas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s