ORBE

El sudor escuece la garganta.

Paso a paso se desprende como el cristal

de la mampara.

Paso a paso trasciende de mi boca

a la singladura de mis manos.

Dedos moribundos de frío.

De carne envolvente en mi sigilo.

De otra piel extendida en mi secreto.

De otros ojos que se acuestan con los míos.

Secuestro múltiple y testigo corrupto.

Sangre en mi pelo.

Sangre en el muslo.

Sangre en mi pellejo.

Coartada inerte de soledad ardiente.

Frígidas maneras de violar el verso.

Promiscua pendiente.

Como las Damas.

cart

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s