YACE

Ahora mismo yace el mundo, la muerte ronda las esquinas de esta casa.
El día y la noche se supone una delgada línea en los ojos.
Un maremagnum insolente navegando desnudo.
Podeis imaginar que llamé a la guadaña y la vi esta tarde, muy temprano,
cuando mi corazón estaba durmiente entre las cortinas.
Asomó impune.
Después casi me di cuenta que un segundo es toda la eternidad bajo secreto.
Entonces dime :¿Por que no entiendo nada?
No entiendo este sabor agridulce en mis oidos.
Este pelo descuartizado entre mis dedos.
No entiendo, o no quiero comprender que estoy muy de paso, muy al límite, y al final puedo perder.
Pero perder a lo mejor es la sensación de una cortina rasgada,
de un deseo que arriesga en la lengua, como una incertidumbre.
Puedo tranquilamente quedarme sentada en un sillón y guardar las palabras eternamente sin que nadie se de cuenta.
Hasta que Dios, si existe, si hay un solo motivo de legalidad en su voz, me llame.
Llamarme a dejar esta condena inerte, que ya simula palabras entre mis uñas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s