GRATIA PLENA

Es curioso. Vivir se convierte en una prueba de fondo. La vida es algo cambiante. Como una pequeña red. Agita sus manos en actitud indolente, como un acorde de terciopelo, de durísima  frente y de ojos oscuros.

He pasado distintas etapas, distintos amaneceres. Con súplicas, con metáforas, con diferentes ademanes superpuestos en quimeras, en vergeles. Nunca di con la tecla perfecta. Con el complemento directo.

Y otra vez me veo en el camino.

Un camino moribundo, despegado de incierto sabor a tedio.

Estoy cansada.

Muy cansada para volver a meterme en el bucle. Demasiado débil para esperar, golpear los nudillos en mi cara. Cansada de tener que una y otra vez levantarme, caerme, levantarme, caerme, mudarme, decirme, callarme.

Lo peor es quedarse todas las noches escribiendo desde un teclado que solo suena vacío, denso, perpetuo.

Es una tortura condescendiente. Un aviso de  las ventanas. De los visillos. De la gente.

A veces si pudiera, me desangraba, ver la sangre rociando el suelo para morir lentamente, sin aspavientos, sin ventosas.

El sauce ya no viste de seda. No me viste de antaño.

Mañana tendré que volver a ponerme la mascarilla.  Una, otra, otra, de nuevo, a la par…Volver a llamarte. Volver a verte. Volver a decirte.

Volver a levantarme, caerme, mudarme, decirme, callarme.

 

Anuncios

Un comentario en “GRATIA PLENA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s