ESCRIBÍA

Yo escribí los poemas mas hermosos
cuando mis ojos imaginaban puentes hacia los pueblos.
Yo escribí momentos en los que tenia por afición una sonrisa, al lado de un poema en la inclinación de tus besos.
Todo era un pequeño verbo suspirando
por las tiernas hojas de los árboles
que descargaban la miel en dulces lenguas,
entre dos manzanas prohibidas sabrosas que al final fueron benditas.
Mientras, seguía escribiendo,
seguía multiplicando la vida a medida que asoma los párrafos
en la memoria, como el viento más fuerte y eterno,
que al mirar
quedaba petrificado
como una golondrina al pie de su estatua.
Yo escribía; te escribía a ti cuando aun creías
que mi amor no era tan cierto,
como una margarita deshojada en los pómulos
de una mirada.
Escríbeme cuando no mire al cielo,
puede que ahí,
me corte la tinta, y no lea nada más que mi ausencia
entre las piedras,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s