LA BESTIA

4:30

Desperté creyendo que un demonio me acechaba. Como un monstruo que bebe mi sangre; comer mis tendones, obligarme a irme entre un puñado de sombras, entre el aljibe y la fila de una celosía.

Tiene ojos de prostituta, orilla de un abismo.

Estoy esperando que sean las cinco, que la campana se los lleve. Judas besa el infierno. Dios acoge las uvas de la ira.

sadico

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s